Tu marca personal online es cada vez más relevante a medida que el mundo digital avanza comiéndole terreno al offline en nuestra vidas. Es muy dificil ocultarnos en el mundo online ya que ya no depende solo de nosotros el subir información nuestra, personal o profesional. Además, la confusión entre los terrenos personal y profesional, y más en el caso de profesionales autónomos y liberales es a veces dificil y complejo de gestionar, pero es un tema que hay que empezar a abordar cuanto antes… ¿por donde empezamos?

Registrar tu dominio, hacer de el tu marca, y hacer tu web, o blog o como quieras llamarlo bajo ese dominio debería ser el eje de tu marca personal.  Ya no es que  en los tiempos que corren tener un blog sea una ventaja competitiva a la hora de buscar trabajo o posicionarte como experto en un sector, como veremos despues, es que en el futuro cada vez tenderemos más a dar más importancia a tu imagen online, y sin un dominio propio estás perdido. Yo ya no creo que tenga hijos, pero si los tuviera (y esto es un consejo que doy a todos mis amigos que han sido padres) es que antes que inscribirlos en el registro civil pierdan 5 minutos en registrar su nombre como nombre de dominio.

Registrar un nombre de dominio cuesta 5 minutos y 10€ al año más o menos, pero te aseguras que tu nombre sea tu marca, para siempre. Y para ejemplo, un botón: Ahora hay un cocinero valenciano llamado Jorge de Andrés que imagino que estará puteado porque yo tengo registrados los dominios de mi nombre y además en las redes sociales. Y seguramente el será una persona mucho más relevante que yo, que soy un mindundi, un currito de la presencia online, pero yo reservé mi marca antes y ahora es mía…El tendrá que buscarse otra. ¿Cómo lo sé? Porque desde 6 meses a esta parte, esporádicamente recibo felicitaciones a través de twitter por mis platos y mi manera de cocinar…. 🙂

Tu nombre de dominio como marca

Si has conseguido registrar tu nombre de dominio como marca, ¡Enhorabuena, acabas de asegurar tu marca para siempre!….¿que ocurre si te llamas Carlos Perez, un nombre muy común y que ya está pillado? Tendrás que inventarte algo, como poner tu profesión detrás o alguna variante similar tipo Carlosperezabogado.com o GemaGarcíafisioterapeuta.com. O incluso escoger El nombre de tu profesión y hacer de el tu marca, como puede ser AbogadoColmenarViejo.com por ejemplo….

Tener tu nombre como marca tiene sus pros y sus contras. Puedes cambiar de sector de actividad, o reciclarte completamente, que tu web seguirá valiendo. Tu nombre es tu marca, hagas lo que hagas. Sin embargo, resultará más dificil posicionar de un vistazo en un sector concreto de actividad y exigirá al lector algo más que un simple vistazo para ubicarte. Por el contrario, un nombre como el de Carlos Carbellido, Uncommunitymanager.es, le ubica automáticamente en un sector concreto de actividad, pero si algún día decide reciclarse o cambiar de actividad tendrá que empezar de cero.
Además, tener un correo electrónico con tu nombre (Tu marca) transmite una seriedad que jamás dará un Gmail, Hotmail o Yahoo, y una imagen de que no eres un analfabeto tecnológico (que los hay, y muchos), ya que al menos te has preocupado de registrar tu nombre y te preocupas de tu imagen en la red.

Tu marca  personal ya existe en la red… ¿la controlas?

¿Sabes que es la huella digital de una persona? ¿Has probado a introducir en Google tu nombre y ver que sale tanto en resultados de busqueda como en imágenes? Ahora imagínate que esto mismo lo hace una persona de recursos humanos a la que has enviado tu CV para un trabajo, un futuro empleador, o un posible cliente al que le has ofrecido sus servicios… la pregunta clave es ¿La imagen que das en internet podría influir de alguna manera en su decisión de trabajar contigo o contratarte, para bien o para mal?

A día de hoy, lo dificil es no tener huella digital, ya que con la proliferación de plataformas sociales y laborales todos estamos en la red, de una manera o de potra, voluntaria o involuntariamente, y consciente o insconscientemente pero ten una cosa segura:

Una web con tu nombre, artículos escrítos con tu nombre y certificados con el Google Authorship pueden colocar primero en los resultados que buscas los elementos que mas te convienen que vean. Tus vacaciones en Formentera en Facebook seguramente fueron muy divertidas, pero no van a ayudarte positivamente a encontrar trabajo o clientes. En el mejor de los casos, no influirán en la decisión, y en el peor, servirán para descartarte si en esas fotos alguien ve algo que no es de su agrado o no transmite confianza.

No puedes hacer mucho más que trabajar para tener buena reputación, que es la imagen que dejas en los demas, la impresión, la huella, pero intenta al menos que tu marca, lo que tu vendes, sea lo más parecido posible a lo que tu quieres que los demas perciban de tí en entornos laborales.

Una web como centro de tu marca personal

Depender de las redes sociales no es viable, ya que cualquier cambio en ellas puede hacerte desaparecer. Una web garantiza que tus contenidos permanezcan para siempre (o al menos mientras sigas pagando el dominio). ¿Que te aporta una web?

– Imagen:

Tener web propia da imagen de entendido en el mundillo tecnológico, o al menos interesado, y eso ya es una gran ventaja competitiva en muchos sectores, y prácticamente para casi todos los trabajos del sector servicios.

– Un espacio propio:

Construye tu propio contenido y demuestra lo experto que eres en el sector que quieres promocionarte. Leer ese contenido dará a tu posible cliente o empleador una idea de tu valía y de si eres la persona indicada para colaborar con el. Un blog con contenido de calidad a día de hoy es la mejor tarjeta de visita que un profesional pueda tener. Da tus ideas, no copies y sé original, se tu mismo… Esa es la mejor receta.

– Conoces gente:

Vas a conocer nueva gente a poco que empieces a leer blogs de tu sector, comentarlos, visitar comunidades y grupos en redes sociales, hacer aportes….Colegas, rivales, compañeros y sí, también futuras oportunidades laborales y de negocio.

– Desarrollas nuevas habilidades:

Escribir sobre un tema muchas veces te hace informarte mejor sobre ese tema, conviertiéndote en un verdadero experto. Escribir va a mantenerte en un aprendizaje constante que te hará estar al día en tu sector y evitará que te quedes desfasado.

¿Todos deben tener una web?

No hace daño, desde luego, y puede ser motivo de oportunidades que nunca surgirían en otras circunstancias. Pero siempre hay escalas. Por resumirlo, vamos a decir que cuanto más cualificado es el puesto al que optas más debes cuidar tu imagen en la red, porque más posibilidades hay de que tu imagen en ella influya en la decisión acerca de tí.

Un trabajador de la construcción quizás no sea examinado en su presencia en la red, pero quizás un operario de grua de carga si para ver si le gusta salir mucho por las noches y minimizar así el riesgo de que vaya algún día a trabajar con falta de horas de sueño o resaca y pueda causar un accidente. A mayor cualificación, mayor salario, y a mayor inversión, más concienzudo suele ser el examen. Y si además eres profesional liberal o trabajas en el sector servicios, cada vez va a hacerse más imprescindible.

Plataformas profesionales como linkedin ya dan la oportunidad de escribir contenido en la propia plataforma, y aunque ya hemos dicho que una web te da el control de tus contenidos sin depender de redes, que las redes profesionales lo ofrezcan da una idea de lo importante que empieza a ser esa faceta a la hora de encontrar trabajo o clientes.